Acuario de Osaka. Kaiyukan

El acuario de Osaka, llamado Kaiyukan, fue el primer gran acuario que visité. De hecho cuando se me ocurrió la idea de escribir entradas sobre los acuarios que he visitado, ni siquiera me acordaba de él, y sin duda es el más impresionante en el que he estado.

Corría el año 2012 y estábamos haciendo un viaje por “todo” Japón. Una de las mejores maneras de visitar Japón, al menos la isla de Honshu, es entrando por Tokyo y saliendo por Osaka, o viceversa. De este modo se consigue ahorrar tiempo y podemos ser más eficientes en el uso del Japan Rail Pass.

Para mí salir desde Osaka era miel sobre hojuelas porque me permitía visitar Kaiyuikan sin desplazarme ni un metro del itinerario. También miré para visitar el acuario de Okinawa, llamado Churaumi, pero este archipiélago no está precisamente cerca de las islas principales y era imposible hacerlo todo en el tiempo que teníamos.

Situación del acuario de Osaka. Kaiyukan

Kaiyuikan está muy cerca de la estación de metro de Osakako, con lo cual es muy sencillo llegar allí. Ojo con el metro de Osaka porque hay una línea, la que lleva a Disney si no recuerdo mal, que es un poco liosa y puede hacer que os perdáis (nada grave por otro lado porque coges el metro de vuelta y vuelves al lugar de partida).

En la propia estación de Osakako te encontrabas con esto para ir abriendo boca:

Acuario neones y guppys Osakako

Acuario goldfish Osakako

Precio de entrada al acuario de Osaka

El precio de la entrada está actualmente en 2.300 yenes para los adultos. En función del tipo de cambio, equivale entre 19 y 23 euros aproximadamente. Los niños pagarán entre 600 y 1200 yenes e incluso entrarán gratis si tienen menos de tres años.

Osaka Kaiyukan entrada

Kaiyukan entrada

Interior del acuario de Osaka. Kaiyukan

Recuerdo vagamente lo que allí vi, porque como puse antes fue en 2012, pero lo que sí recuerdo como si fuera ahora mismo es el hilo musical relajante que había de fondo y cómo se me puso la piel de gallina cuando vi por primera vez a aquel maravilloso tiburón ballena, de hecho se me ha erizado la piel de nuevo al recordar aquel momento.

Antes de visitarlo había leído que tenían dos pero allí sólo había uno, posteriormente vi algún documental en el que decían que la supervivencia de estos peces en cautividad era bastante corta, espero que hayan conseguido mejorar esto.

Tiburón ballena

En aquel momento, e ignorante de ese dato desalentador sobre su supervivencia, disfruté con la presencia de aquel majestuoso animal, posiblemente el más grande que he visto hasta la fecha. Nadaba apaciblemente y “rompía” continuamente un gran banco de pequeños peces no identificados por mí, posiblemente alguna especie de sardina.

Compartían acuario con ellos, rayas y mantas rayas de gran tamaño. Nunca me canso de ver nadar a las mantas rayas, volando dentro del agua.

Además tenían algún pez luna (Mola mola), un pez peculiar, extraño y bello a la par que inusual de ver en oceanarios. El tiburón ballena obviamente le quitaba protagonismo pero, de verdad, es un pez digno de ver. Además ostenta el récord de ser el pez óseo más grande del mundo.

También pude ver tiburones martillo de gran tamaño por primera vez. La imagen es una captura de un vídeo hecho con la cámara compacta que tenía por aquel entonces. La verdad que este acuario es un sitio particularmente difícil para las fotos.

Tiburón martillo

En acuarios “menores” encontrarás una gran diversidad de ecosistemas, además de alguna curiosidad como los cangrejos araña de la foto.

Cangrejo araña gigante

Peces de arrecife

peces de arrecife

Y otros dos acuarios que me gustaron especialmente: el primero de ellos con Arapaimas. Uno de los peces de agua dulce más grande del mundo y también nada habitual de ver (el acuario fluvial de Zaragoza del cual tengo una entrada, también los tiene).

Y el segundo exclusivamente de cardenales (o tal vez neones, la verdad que no estoy seguro) que brillaban como luciérnagas en aquella oscuridad e hizo que se convirtieran en uno de mis peces favoritos para acuarios de agua dulce.

Arapaima en Kaiyukan

Acuario de cardenales

Una última cosa a destacar dentro de lo que te puedes encontrar dentro del agua son los delfines. Es otro animal que no me gusta ver encerrado en los acuarios pero aparentemente en Kaiyukan disponían de gran espacio ya que desaparecían continuamente hacia la parte inferior del acuario y luego te los encontrabas más adelanta en otra “urna”, de modo que había una gran zona del acuario que estaba interconectada y ellos se desplazaban libremente por ella.

También tenían múltiples aves y mamíferos de diversas partes del mundo. Para no matar toda la magia, mencionaré solo dos que prácticamente por sí solos ya hacen que la visita merezca la pena.

Capibara Coatí

La Capibara y una de las especies de Coatí (Nasua nasua). Son fotos de la web oficial ya que las mías están completamente movidas.

Si os decidís a visitarlo, muy recomendable visitar la web oficial del acuario de Osaka:

https://www.kaiyukan.com/language/eng/

Por cierto nosotros nos alojamos en el hotel Dotombori. La verdad que el hotel es sencillo pero perfectamente correcto y bien situado. Cuando vi la entrada, quise alojarme en él.

Hotel Dotombori. Osaka

¿Te ha gustado la información?
[Total: 0 Average: 0]