Cambios de agua. ¿Cuánto agua cambio? Cada cuánto tiempo?

Cambio de agua en acuario

Uno de los dogmas de la acuariofilia dice que es clave realizar cambios de agua para que los peces estén bien.

Normalmente se habla de cambiar entre un 25% y un 30% semanal para que mantener los nitratos controlados.

De modo que si buscas una respuesta rápida, esta sería: “Cambia un 30% de agua semanal y todo irá bien”.

Y esta respuesta seguramente sea válida para la mayoría de los acuarios, de modo que si no quieres indagar más, realiza dicha rutina de cambio de agua y muy probablemente no tendrás ningún problema.

Pero, ¿Y si queremos afinar un poco más?

La regla general es eso, general. Cada acuario es un mundo (nunca mejor dicho porque lo que hay dentro de la urna es un pequeño mundo) y en función de múltiples variables, las necesidades serán unas u otras.

¿Cuántos peces hay en el acuario? ¿Qué peces son? ¿Tienes plantas? ¿Cuántas y cuáles? ¿Cómo sale el agua del grifo?

Estas preguntas, y seguramente alguna más, deberían ser planteadas en cada acuario concreto para determinar la rutina de cambio de agua.

Si el acuario está maduro, no deberíamos tener problemas con el amonio ni los nitritos, de modo que los nitratos serán nuestro centro de atención.

El nitrato es un elemento que, a priori, no se puede eliminar del acuario y, por el aumento de los mismos, es necesario que realices los cambios periódicos de agua.

Plantas consumidoras de nitratos

Una vez más, las plantas te ayudarán a mantener un acuario estable.

La cantidad de plantas y el consumo de nitratos que éstas realicen, nos ayudarán a reducir la cantidad de agua a cambiar y, tal vez también la periodicidad de éstos cambios.

Una vez más es imposible determinar cuánto nitrato consumirán tus plantas porque depende de la cantidad de las mismas, de las especies que tengas y de la fase de crecimiento en la que se encuentren.

Se habla por ejemplo de la lenteja de agua (Lemna minor) como gran consumidora de nitrato porque es una planta que se reproduce sin parar (casi la podríamos considerar una plaga) y esta aparición continua de nuevas plantas con necesidad de nutrientes para desarrollarse hace que consuman continuamente nitrato.

Otra opción que yo también utilizo es el Potos (Epipremnum aureum), también llamado comúnmente potus o pothos.

La he visto sumergida al 100% en el agua y también únicamente con las raíces sumergidas. Personalmente empleo la segunda opción porque con la primera, las hojas llegan a pudrirse (aunque aguantan bajo el agua muchísimo tiempo, varios meses diría yo).

Empecé con un par de esquejes que me dio mi madre y actualmente calculo que tendré unos 8 metros de planta, hasta tal punto que tengo que darle vueltas por la habitación.

¿Cómo calcular cuánta agua cambiar?

El uso de un medidor de nitratos es la clave. Da igual si utilizas un test de tiras o un test de gotas para medir los nitratos.

Semana a semana ve midiendo los nitratos y apuntando los valores para comprobar cómo responde tu acuario. En este período, no realices cambios de agua porque se irían los cálculos al garete. Obviamente si los nitratos suben mucho (En el siguiente punto, hablaré sobre niveles de nitrato peligrosos) no podrás seguir con las mediciones y tendrás que hacer un cambio de agua.

De este modo tendrás una prueba “empírica” de las necesidades de tu acuario y no malgastarás agua por exceso de cambio de agua ni te quedarás corto con el malestar que eso generaría a medio plazo en tus peces.

Pongamos un ejemplo: Tras medir varias semanas, el test determina que tu acuario genera 40 ppm de nitratos a la semana.

¿Qué ocurriría si cambias un 10% de agua a la semana? Tras el cambio de agua bajarían a 36 ppm. La semana siguiente estarían en 76 y tras el cambio de agua en 68,4. Tras 7 días llegarían a 108,4 y se quedaría en 97,6 ppm tras cambiar ese 10%. Lógicamente esta rutina de cambio de agua sería muy insuficiente.

¿Y si lo aumentamos a un 30%? 28 ppm tras el cambio. 68 a final de semana. Tras el cambio 47,6. 87,6 a final de semana. 61,3 tras el cambio. 101,3 a la semana siguiente. 70,91 tras realizar el cambio de agua del 30%… Una vez más, es insuficiente incluso aunque estemos en ese 30% que se recomienda de manera general.

¿A partir de que cantidad los nitratos son peligrosos?

Hay estudios que afirman que el nitrógeno es letal a 800 ppm (si encuentro los estudios, pondré los enlaces).

Lo que no está tan claro es hasta qué cantidad son inocuo ya que, por ejemplo, 700 ppm no es mortal pero desde luego que los peces que estén en este agua, no vivirán mucho tiempo.

 

 

¿Cómo realizar los cambios de agua?

Las claves para realizar un buen cambio de agua son dos: La temperatura y la inexistencia de compuestos peligrosos en el agua.

Para lo primero necesitaremos un calentador adicional que nos permita llevar el agua a una temperatura similar a la que tengamos en el acuario.

A los peces no les sienta nada bien un cambio de agua brusco, llegando a debilitar su sistema inmune y facilitar la aparición de enfermedades.

Mucha gente relaciona la aparición de la enfermedad del punto blanco con un cambio de agua brusco a baja temperatura. Nunca me ha pasado (entre otras cosas porque caliento el agua antes de realizar el cambio) y no lo puedo confirmar, pero dejo ahí la idea.

Si no quieres o no tienes un calentador extra, puedes simplemente conseguir que el agua salga del grifo a una temperatura media y con un termómetro ir midiendo hasta que tengamos esos 25 grados aproximadamente.

Para eliminar los compuestos peligrosos del agua utilizaremos generalmente un acondicionador de agua.

En este enlace ->acondicionadores de agua hablo sobre ellos y sobre el que, en mi opinión, es el mejor: Seachem Prime.

Conozco gente que sencillamente deja reposar el agua durante 48 horas para dejar que el cloro se evapore y esto es correcto y perfectamente viable. El problema vendrá si en nuestra agua del grifo se echan otros químicos que no se evaporan al contacto con el aire, como por ejemplo la cloramina.

Una segunda opción son los cartuchos filtrantes que, tras pasar el agua a través de ellos, eliminan los químicos del agua.

Son los mismos cartuchos que se utilizan en los equipos de ósmosis como etapas previas a la membrana osmótica.

No es sencillo encontrar productos de este tipo con buenas críticas en Amazon. Comentar simplemente que los podrás encontrar en tiendas tipo Leroy Merlin con mucha facilidad.

Además, estos filtros los podremos utilizar también para mejorar el agua que nosotros mismos vamos a beber.

¿Cómo puedo realizar mis cambios de agua de manera más sencilla?

Los cambios de agua es la tarea más tediosa de la afición de la acuariofilia.

Podremos encontrar diversión en replantar, mejorar la decoración del acuario, incluso hasta en la parte del sifonado, pero ¿en los cambios de agua? Imposible!

De modo que lo tienes que intentar es hacerlos de la manera más rápida y cómoda posible.

Aparte de un sifonador de acuario con el que mantendrás limpio el fondo de tu acuario y un acondicionador de agua para conseguir que el nuevo agua sea segura, te ayudará en gran medida una bomba de agua para acuario y una cubeta o cubo, a ser posible con ruedas.

Si sólo necesitas cambiar 10 litros de agua a la semana, seguramente no la necesites pero para cambios de cierta entidad, será mucho más eficiente. Imagínate cambiar 30 litros de agua con garrafas de 3 o 5 litros, echando acondicionador de agua cada vez que la llenes…

En este enlace -> Bomba de agua para acuario profundizo un poco más  en ellas.

 

Como nota final y reflexión particular, quiero hacer mención a otra idea generalmente aceptada, y ésta es: “Mis peces se ponen muy contentos tras el cambio de agua. Se les ve más activos”.

Personalmente no veo esto como algo positivo, más bien lo contrario porque si se produce un cambio de comportamiento después de realizar el cambio de agua es porque han notado algo. ¿Crees que los peces en el Amazonas notan cambios en las condiciones físico-químicas del agua cada semana? Pues más bien yo diría que no, que son siempre las mismas (no voy a hablar aquí del cambio que se produce en época de lluvias, ni los cambios de estación).

Por tanto, si los peces se comportan de manera muy distinta tras el cambio de agua, tal vez es porque la rutina del cambio de agua no sea la más correcta. ¿Qué opinas tú al respecto?

¿Te ha gustado la información?
[Total: 0 Average: 0]