Materiales filtrantes

Una vez que hemos decidido el filtro que queremos (ver página de filtros de acuario), tenemos que decidir qué materiales filtrantes ponemos dentro del mismo.

Existen fundamentalmente tres tipo de filtraciones: filtración mecánica, filtración biológica y filtración química.

Filtración mecánica

La filtración mecánica es claves para mantener un agua cristalina y libre de residuos físicos visibles a la vista.

Consiste en ir poniendo capas a través de las cuales el agua tiene que ir pasando y, según va fluyendo, los residuos se van quedando atrapados en estas capas.

Tenemos básicamente dos tipos de filtración: esponjas y perlón.

Esponjas para filtros de acuario

Colocaremos las esponjas de modo que las esponjas menos densas, es decir con los poros más grandes, sean las que reciban el agua en primer lugar. De este modo atraparán las partículas más grandes y dejarán pasar las pequeñas para que las otras esponjas hagan su trabajo.

Esto es muy importante ya que si lo hiciéramos al revés, es decir poner la esponja más densa en primer lugar, ésta se quedaría con todas las partículas y se saturaría rápidamente.

Por tanto es importante poner primero las esponjas con los poros más grandes.

esponjas para filtro

Perlón para filtros de acuario

El perlón para el filtro de acuario, también conocido como guata, es un material muy poco poroso que no permite pasar prácticamente ninguna partícula de vuelta al acuario.

El término guata es más empleado en el mundo de la decoración ya que es un material que se emplea en los rellenos de cojines y sillones. Si no tienes a mano el perlón específico de acuario, puedes usar guata sin problema salvo que veas que es de muy mala calidad y que se “deshace” en el agua.

Guata. Perlón para filtro

Al final, no es más que es una barrera muy fina que atrapa las partículas más pequeñas que han dejado pasar las esponjas.

Físicamente es blanco y, a la vista, es muy similar al algodón. Una vez que lo toques verás que es diferente.

Al ser tan denso, es clave ponerlo después de la filtración mecánica e incluso después de la biológica. Personalmente lo pongo siempre como última etapa, de este modo si lo veo conveniente, lo puedo limpiar rápidamente ya que está arriba del todo en el filtro y puedo hacer el mantenimiento en un par de minutos.

Si quieres una agua cristalina, el perlón es clave.

Se recomienda cambiarlo bastante a menudo porque se satura muy rápido. Personalmente, lo que hago es aclararlo bien y ponerlo de nuevo en su sitio.

Para finalizar, hay que decir que aunque digamos que las esponjas y el perlón son filtración mecánica, también hacen de filtración biológica, ya que las bacterias se asientan en casi cualquier sitio y las esponjas son un gran lugar porque tiene mucha superficie.

Filtración biológica

La filtración biológica del acuario es sin duda la parte más importante del filtro.

Es aquí donde la colonia bacteriana reducirá el amoníaco y los nitritos (elementos muy dañinos en bajas concentraciones) a un elemento mucho menos tóxico como son los nitratos.

En párrafo anteriores dije que la colonia bacteriana se asienta allá donde puede, y que también lo hacen en las esponjas, e incluso en el sustrato, lo que ocurre es que los materiales diseñados para hacer de filtración biológica son especialmente porosos para conseguir la mayor cantidad de espacio para las bacterias.

Se supone, y digo se supone porque a simple vista no lo parece y no podemos hacer mediciones a nivel usuario, que el material biológico que compramos (tipo Sera Siporax o Eheim Substrat) tiene infinidad de huecos minúsculos que consiguen aumentar de manera exponencial la superficie del material y, como consecuencia, aumentar el número de bacterias que pueden asentarse en cada uno de nuestros canutillos o bolas.

Filtración química

La filtración química consigue eliminar olores, medicamentos y restos de otros productos químicos que puedan estar presentes en el agua.

La mayoría de las veces, tal vez todas, es carbón activo o carbón activado. El carbón activo realiza muy bien la labor de adsorber productos químicos. Es más, a los niños que se beben químicos por accidente en casa, en ocasiones se les da carbón activo para limpiarles el aparato digestivo.

Personalmente no lo utilizo aprovecho ese espacio para meter más filtración biológica.

Personalmente, sólo lo veo útil cuando hemos medicado un acuario entero y queremos quitar los restos de dicho medicamento de nuestra columna de agua. En este caso, la filtración química sí es importante y valiosa.

Orden de los materiales filtrantes dentro del filtro

Como he ido comentando en párrafos anteriores, el orden  los materiales es clave dentro del filtro.

Lo más incorrecto sería poner el perlón en primer lugar porque no dejaría pasar ninguna partícula al resto del filtro, se saturaría muy rápido y obligaría a la bomba del filtro a trabajar más ya que el agua circularía peor a través de él.

Por tanto el orden es: esponjas gruesas -> esponjas finas-> filtración biológica -> perlón (estas dos últimas etapas podríamos ponerlas en orden inverso sin ningún tipo de inconveniente).

Limpieza de los materiales filtrantes del acuario

Decir un plazo exacto para la limpieza de los materiales del filtro sería un poco aventurado porque dependerá de varios factores, fundamentalmente el tipo y la cantidad de peces que tengas en el acuario.

No es lo mismo tener un grupo de 20 guppys en 80 litros que 4 Carassius auratus en 60 (esto último ya sería excesivo por otra parte. Es sólo un ejemplo).

Como norma general, debes limpiar los materiales filtrantes cada 4 o 6 semanas. En todo caso, una vez establezcas tu rutina de limpieza, te darás cuenta de si necesitas realizar la limpieza más o menos a menudo.

Es fundamental que limpies los materiales filtrantes con agua del acuario, jamás con agua del grifo. El agua del grifo viene clorada y esto elemento es muy dañino para la colonia bacteriana y podría acabar con ella.

Lleva semanas que la colonia bacteriana se asiente, pero podemos dañarla gravemente en unos minutos.

Personalmente limpio el filtro por partes ya que cuando lo limpiamos, inevitablemente quitamos parte de la colonia bacteriana y, al limpiarlo por partes, mantengo un mayor porcentaje (al menos eso creo, no es algo que haya podido comprobar científicamente).

¿Te ha gustado la información?
[Total: 2 Average: 5]